Cruce de caminos.

Son tantas las personas que conocemos en el camino, tantas y tan ricas historias de vida que sin quererlo se van cruzando y abriendo paso entre la confianza de un mate, un asado o la sencilla pero amorosa visita guiada por el hogar.
Estas historias me generan tanta inspiración que siento una imperiosa necesidad de compartirlas con todos.

Historias de amor, de volver a confiar y creer, de empezar de nuevo. Historias de familias que se unen por una misma pasión y sueño común. De remarla contra viento y marea, de caer y levantarse, pero por sobre todo de ganas de vivir, de positividad.

Por ejemplo: Una familia, abuela, madre e hijos que se compran un colectivo escolar y con esfuerzo y mucho trabajo lo transforman en un motor home hermoso. La abuela con unos cuantos años y arrugas, continúa viajando, disfrutando de la vida a pesar de que su hija lucha contra el cáncer. Hija que a pesar de eso también continua viajando y disfrutando al máximo la vida, el compartir con amigos y conocer constantemente personas nuevas. Disfrutando del logro de su familia, de ese motor home que con sus manos arreglaron para ponerlo tan hermoso y tan calido que supera al mejor hogar.

Una mujer que con sus 40 o 50 años continúa viajando sola con su auto y su casilla rodante. Se divierte con todos, la pasa bárbaro sin importarle el estar “sola” (y entre comillas porque verdaderamente no esta sola).

Solo por contarles dos ejemplos mínimos que demuestran la felicidad, la pasión por vivir y por vivir viajando. De que no hay que bajar los brazos. Y mientras compartimos entre todos un almuerzo como si fuéramos una familia que se conoce de toda la vida, compartimos nuestras historias y aprendemos los unos de los otros, de igual a igual.

Uno cree que esta solo, que al resto le sale todo de manera tan sencilla, pero cunado nos abrimos nos damos cuenta que somos tan iguales.
Uno se llena de energía, de fortaleza e inspiración, y un sentimiento de que se puede hacer todo lo que uno se proponga, solo hay que hacerlo, dar el primer paso.

Gracias universo, gracias destino por poner a todos y cada una de las personas que en mi vida me voy cruzando porque gracias a ellos hoy soy quien soy.

Gracias a cada cruce de caminos es que aprendo como continuar transitando.

cruce de caminos

Ruta Provincial Nº 34, en la provincia de Córdoba.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s